martes, 31 de marzo de 2015

Acto inaugural de ciclo lectivo FADU 2015

Ayer, lunes 30 de marzo a las 19:45 hs. se llevó a cabo en el patio central el acto inaugural del ciclo lectivo 2015 presidido por el Decano Arq. Luis Bruno
Anabella Rodina fue la profesora invitada a participar del mismo con unas palabras de bienvenida que compartimos en este post.


"Buenas noches a todos. Gracias Sr. Decano por invitarme a decir unas palabras en este acto. 
Mi nombre es Anabella Rondina, soy Diseñadora Industrial egresada de la FADU y profesora de la carrera de Diseño industrial desde el año 1995.

Para las carreras de Diseño Industrial y Gráfico es un año muy  importante, ya que ambas cumplen 30 años. Me formé en los inicios de la carrera y tuve la suerte de tener como profesores a dos grandes referentes del diseño argentino, el Arq. Reinaldo Leiro, en cuya cátedra cursé, me formé como docente y en la cual sigo trabajando, y el D.I. Hugo Kogan
Cuando egresé en el año 1995, el contexto era muy distinto al actual. Luego de varias décadas de desindustrialización, había un mercado de trabajo escaso para los diseñadores. El diseño se enfocaba en el llamado “diseño de autor”, un diseño para pocos, y se comunicaba, como aún sucede hoy, en medios especializados que sólo leemos los diseñadores, es decir, nos miramos el ombligo y nos autoaplaudimos los logros. 
Dada la escasez de trabajo en el mercado local, muchos diseñadores de la UBA preferían irse al extranjero a desarrollar su actividad profesional. Y lo hicieron con mucho éxito. Diseñadores de la U.B.A. ocuparon puestos importantes en empresas tales como la automotriz Renault, de la cual Hugo Fosco, uno de los primeros egresados de la carrera de D.I. fue director de diseño  durante varios años y en la cual siguió trabajando hasta su fallecimiento el año pasado en un accidente aéreo. Si bien nos llena de orgullo saber que los egresados de la FADU tienen una excelente formación y son reconocidos a nivel internacional, era una pena que no tuvieran oportunidades en el país.

El cambio de contexto de la última década y el crecimiento de la industria nacional, conformado en un alto porcentaje por pequeñas y medianas empresas locales, permitió que los egresados de la U.B.A. tengan hoy si posibilidades de trabajo en Argentina como diseñadores cumpliendo roles diversos, desde el desarrollo de nuevos productos, pasando por la investigación, al frente de estrategias gubernamentales de promoción del diseño, entre tantos otros temas. 

Sin embargo, aún queda mucho por hacer. El diseño necesita integrarse a la industria, y para ello, los diseñadores debemos entender el idioma de otros, necesitamos poder hablar el lenguaje de la economía, del marketing, de la ingeniería y desde ya el idioma del dueño de la PYME, que es en definitiva quien más conoce de su tema. Si queremos que los diseñadores ocupen puestos en los lugares en los cuales se toman decisiones, necesitamos poder entender el lenguaje del otro, y sobre todo, que puedan entender el nuestro. Tener especialmente una gran capacidad de escucha.

Más allá del crecimiento de la industria y la inserción del diseño en el sistema productivo, tenemos aún una deuda pendiente, si queremos que el diseño mejore la calidad de vida de las personas. Hay aún muchos campos donde el diseño podría y debería tener más incidencia, y que no son, insisto, los que salen publicados en las revistas de diseño. Me refiero a por ejemplo el equipamiento para la salud, para la tercera edad, al trabajo para el desarrollo de ayudas técnicas que facilitan la vida de personas con diferentes tipos de discapacidades. El diseño aún tiene poca inserción en estos campos y las empresas de estos sectores desconocen el aporte que nuestras disciplinas pueden brindar, desde la mejora de la competitividad, el acceso a nuevos mercados, la reducción de costos, la mejora organizacional, y ni hablar de la desde ya deseable y buscada por nosotros diseñadores, mejora de la relación de los productos hacia sus usuarios finales.

Llevo 20 años como docente en esta facultad, estoy orgullosa del gran nivel académico que tiene, y especialmente de trabajar en la universidad pública.

Soy una agradecida de la formación que recibí en esta facultad.  Agradezco muy  especialmente al Arq. Leiro y al D.I. Hugo Kogan por enseñarme los principios que hoy transmitimos en nuestra cátedra, a trabajar en procesos interactivos con otros, a pensar en los demás, el compromiso con la industria y con las personas.

Infinitas gracias a todo mi equipo de cátedra, en cabeza de Carlos Laumann, Maria Eugenia Vilá Diez, Mariana Massigoge e Iván Rosler por su profesionalismo y compromiso en la tarea diaria de la enseñanza.

A los alumnos, disfruten y sean responsables de este espacio, al cual muchas personas aportan a través de sus impuestos y al que no todos acceden. Este camino, la formación universitaria, es un camino elegido, disfruten del proceso de aprender y no olviden que uno sigue aprendiendo cada minuto de la vida.


Bienvenidos al ciclo lectivo 2015, muchas gracias!

D.I. Anabella Rondina

No hay comentarios:

Publicar un comentario